domingo, 1 de diciembre de 2013

Un pequeño gorrión

Tímidamente, tus alas
despliegas,
pleno de confianza
inicias tu vuelo.
Mientras en la distancia
te observa mi mirada.

De soslayo,
la tuya presiento.
Retadora
en momentos,
interrogante
otros,
fugazmente
temerosa.

Retrocede la mía,
y al regresar
anhelos le acompañan.
Anhelos de;
 sabiduría,
paciencia,
generosidad
y humildad.
Herramientas,
 que un día
conmigo usaron.

Sabiduría para
no enseñarte el camino,
solo ayudarte
a aprender el tuyo.
Paciencia,
para no allanar
tu caminar,
 a que tu mano extiendas, esperar.
Y semillas de resiliencias
en ti cultivar.
Generosidad
para aceptar:
tu propia individualidad,
tu caminar,
que a ti tan solo
corresponde decidir.
Humildad
para aprender
de tu “sabio” caminar.

Tan solo decirte
puedo:
vuela, vuela,
pequeño gorrión
despliega tus alas,
la vida te espera.


vientos contrarios
te retendrán,
rapaces se cruzaran
tratando de engullirte,
en su mediocridad.

Pero ligeras brisas
aligeraran
tu vuelo.
nobles ruiseñores
entonaran melodías
que tus tristezas aliviaran,
y en su canto
nuevos impulsos
hallaras.

Vuela, vuela
pequeño gorrión,
 no temas las caídas
de ellas aprenderás.
Vuela, vuela,
no permitas
que los triunfos
te acunen,
adormeciéndote
en su condescendencia.

Vuela, vuela
Pequeño gorrión

Benito da silva 01 de diciembre del 2013


Safe Creative #1312019483514