lunes, 2 de octubre de 2017

LA TRISTE FABULA DE UNA GRANJA QUE QUISO SER UN PAIS

Andaba yo tumbado, intentando dormir, aunque de vez en cuando levantaba la cabeza, con tanta diligencia que simulaba estar en alerta.
El ruido era atronador – Lo normal – pensé. Alcé la mirada y pude ver un grupito de animales, que parecían cuchichear. − ¡Uff! Peligro – En el estaban:
El cerdo Tinbo, el doberman Naraz, el gato Ramírez y la vieja gallina Esperanza.
Sabía que aquella reunión no aportaría nada bueno, y me acerque con el fin de escucharles.
En aquel instante hablaba Tinbo, que parecía ser el propulsor de aquella reunión.
Tenéis que conseguirme mas lodazal, para que quieren los potros o las vacas, esos prados tan verdes? aunque ya tengo, quiero mas barro.
No te preocupes, obligaremos a los burros a trasladar parte del barro, para que tú te ocupes de ir acaparando terreno, si no obedecen mandaré a mis compinches que tienen largos y afilados argumentos.─ Contestó Naraz.
Y además todos deben aprender a cacarear, para que entiendan bien las normas que pongamos.─ Añadió Esperanza.
No pude soportarlo más.
¿De que habláis?
¡Estos, que se han empeñado en hacer un país, de este “guirigay”! ─ Fue la respuesta de Ramírez.
No seas hipócrita, tu has sido el promotor ─ le reprendió tinbo.
¿yo? no es verdad, solo os he dicho unas cuantas cosillas de los otros animales y vosotros habéis organizado esto.
Como de costumbre Ramírez, incitó el malestar y después se escondió. Tuve que hablar, aquello iba demasiado lejos.
Pero que os creéis, ¿y vosotros nos llamáis ilusos a algunos? no os dais cuenta de que cada animal es diferente al otro, tiene su lenguaje, sus costumbres, su función dentro de la granja, ¿como vais a lograr que todos sean iguales?
Esta todo pensado. Esperanza y su pléyade de gallinas harán tanto ruido que los demás no podrán pensar, Tinbo ira acaparando terreno y donde no lleguen ellos intervendremos los doberman, disponemos de ciertos métodos de convicción, las ovejas obedecerán, no tienen iniciativa, las vacas se conformaran con solo unas briznas de hierba, ni siquiera hará falta que sea fresca. Ramírez será el encargado de la propaganda, de crear divergencias y si es necesario inventar ciertas mentirijillas.

Tristemente y sin duda, lo tenían todo planeado.https://www.youtube.com/watch?v=XkwkdYJFOzs&pbjreload=10

sábado, 8 de marzo de 2014

Resignación hija, resignación. o mejor dicho el origen.

Aquella noche el como de costumbre invadió la casa con sus gritos y malos modos. Se sentó en una silla junto a la mesa y estuvo casi media hora lanzando improperios, allí sentado tambaleándose debido como no, a esas copillas como el las llamaba.
─ Ponme la cena.─  dijo de pronto.
─ No tengo nada que cocinar.
─ ¿ya te has gastado todo el dinero?, eres una manirrota, seguro que te lo  has gastado comprándole libros a tus hijos.─  Se levantó de la silla, acercándose a ella y cogiéndola del cuello.─ mas te vale que los devuelvas y que esa otra inútil se ponga a servir en la casa del alcalde, siendo pobre  y mujer, es para lo único que servís.
Aquel comentario pareció darle valor y haciendo acopio de todo el que le permitía las circunstancias, le respondió.
─ Mi hija estudiara, no será la criada de nadie y mucho menos la concubina de ese viejo baboso.
─ ¡ja,ja,ja! Además de mujer y pobre, también estúpida y loca.─ ¡plash! ¡plash!─ Esto para que despiertes y aprendas quien manda aquí. ─ tras estas palabras sonaron varios estruendos y lamentos en la habitación.
En la habitación contigua una menuda figura masculina se levanto dirigiéndose al salón, la vio allí sentada en una silla se le notaba  dolorida, asustada y amoratada.
 -¡otra vez la misma escena!- masculló en voz baja si poder contener el reguero que mojó sus mejillas.
Al notar la presencia del niño la mujer se levantó de la silla, adecentó su apariencia lo mejor que pudo y con un porte lo más digno posible se dirigió a otra de las habitaciones, antes de entrar en ella le dijo al niño.
─ Vístete hijo.
Al cabo de unos instantes los tres salieron de la casa y caminaron durante unos minutos hasta llegar al cuartel de la guardia civil, en la puerta nos paró una adusta figura que asustaba.
─ ¡Alto, donde vais!
─ Buenos días, quiero poner una denuncia por maltrato ─ Contestó ella
─ ¿Cómo dices?, ¿pero que te crees, que aquí estamos para perder el tiempo con esas tonterías?
─ Fíjese lo que me ha hecho mi marido ─ objetó la mujer
─ Motivos le habrás dado, anda vete a tu casa, pídele perdón, pórtate bien y veras como ya no lo vuelve a hacer.
Apretó las manos de ambos niños y fruncía el ceño, intentando contenerse. Giró sobre si misma y tiró de sus hijos, iba callada, sus ojos colorados y húmedos, mientras en su cabeza giraba y giraba la misma pregunta, sobre aquella fría estatua de piedra que estaba en la puerta del cuartel.
─ ¿Es que no tiene corazón, acaso el ridículo sombrero que lleva, es del mismo color que su alma?
Tras unos minutos andando, llegaron a la puerta de la parroquia, la rodeamos hasta ver una puerta de color verde, tocó varias veces el timbre, se abrió la puerta y surgió tras ella una figura casi idéntica a la anterior, tan solo las diferenciaba el uniforme, esta  llevaba una sotana negra como el tizón y en el cuello se podía ver un pequeño cuadrado blanco, seguramente sería lo único blanco que tendría en todo su conjunto.
─ Buenos días ─ saludó mi madre.
─ Buenos días, hija. ¿En qué puedo ayudarte?
─ Necesito refugio, mi marido me ha dado otra paliza y quiere vender a mi hija al alcalde.
─ Tranquilízate, hija tranquilízate y cuéntame, seguro que no es para tanto.
Mi madre le contó lo ocurrido la noche anterior.
─ Hija mía, si piensas un poco él tiene sus motivos, la ley de dios lo dice bien claro, cuando una mujer se casa debe obedecer a su dueño. Y si él no quiere que tu hija estudie es por su bien, los libros cuestan dinero, no enseñan nada de lo que una mujer de bien debe saber y ese dinero que el gana os hace falta para comer. Además exageras al decir que quiere vender a tu hija, tan solo quiere que le ayude a la Sra Alcaldesa y aprenda las labores del hogar, incluso sé que el alcalde  es un buen católico y seguramente que alguna limosna aportara a vuestra economía.
A cada silaba de aquel personaje la mujer se iba desinflando, se veía hundirse en la resignación. No obstante en un último intento de lucha, insistió.
─ Pero el dinero se lo gasta él, en la taberna y en la casa de Matilde.
─ Resignación, hija resignación, Además, ¿tu cumples con tus obligaciones maritales? un hombre necesita un desahogo de vez en cuando. Mira vamos a hacer lo siguiente, vuelve a tu casa, demuéstrale que estás arrepentida y yo trataré de hablar con el, para que no sea tan duro contigo. Pero ante todo debes comprender que es tu dueño y le debes obediencia.
Completamente derrotada, se levantó dirigiéndose hacia la puerta y con la mano hizo un gesto para que los niños la siguieran.
Volvieron a la casa desde donde salieron algunas horas antes, aquel día  transcurrido plácidamente, ya que hasta bien entrada la tarde no volvió a aparecer aquella figura tambaleante que les hacia estremecerse.
Una vez dentro miro a la mujer miro a lamujer con una sonrisa irónica como de triunfo, se dirigió al niño, diciéndolé.
─ Hijo, espero que hoy hayas aprendido la lección de cómo se debe tratar a las mujeres, la ley de dios y la de los hombres nos lo dictan.
Después se dirigió a la mujer.

─ Y tu haber si haces caso de lo que te ha dicho el cura de una vez, si no tendré que volver a castigarte.

jueves, 20 de febrero de 2014

LA LUNA Y LA ANCIANA
¿QUE REGALO DESEARÍAS, MAS?
 Desde mi atalaya observaba como giraba el planeta tierra y jugaba al escondite con aquellos pequeños seres que la habitaban. Aquel juego era solemnemente aburrido y el final siempre el mismo, a las doce horas de haberme escondido algunos empezaban a atisbarme, algunos me miraban embelesados, otros con nostalgia y  la gran mayoría me ignoraba. Tras pensármelo durante varios instantes, decidí cambiar mi pasatiempo durante  En las próximas veinticuatro horas y dado que se hallaban inmersos en aquello que ellos llamaban “La navidad”. Según tenía entendido eran fechas festivas, en las que solían hacerse regalos y momentáneamente abrir su corazón, solían acordarse de sus ancianos, de los famélicos niños que eran obligados a aprender a disparar antes que a escribir, daban donativos a “piadosas organizaciones lucrativas” para acallar su conciencia e incluso “olvidaban” afrentas hechas o recibidas. A pesar de no comulgar con tales despropósitos, decidí entrar en el juego. Elegiría a uno de aquellos seres y le haría un regalo, dado que no formaba parte de su sociedad y que no tenía ningún tipo de interés propio, esperaba ser objetiva en mi elección. Al contrario de lo que creía tardé varios días en encontrar la destinataria de mi regalo.
Era una viejecita encorvada, debido quizás al peso de los años, sus ojos estaban vendados y como todo complemento sujetaba una pequeña balanza, se acercaba a otros congéneres tratando de llamar su atención, hablaba y hablaba, pero se repetía la misma respuesta: ¿qué puedo hacer yo solo?
Con la ayuda de una nube amiga, que descargó sobre ella unas gotas de lluvia, reclamé su atención. Con un gesto de enfado miró hacia el cielo y dijo:
─ Encima ahora llueve.
Aproveché la ocasión, para entablar conversación con ella.
—  No te preocupes, son tan solo unas gotas, quería llamar tu atención, espero que no te hayas mojado demasiado.
— ¡Bah! Apenas se me han humedecido unos pocos cabellos, — ¿Para qué querías llamar mi atención?
— ¿Puedo preguntarte una cosa?
—   He preguntado yo antes, pero bueno, ya me he acostumbrado a que me ignoren, así que haz tu pregunta.
—  Precisamente eso quería preguntarte, ¿por qué todos te dan de lado y te miran con desdén?
—  Supongo que mis palabras les molestan.
—  ¿No tienes familia?
—  Sí, todos ellos tienen parte de mí.
Aquella repuesta me desarmó por completo, me dejó completamente abatida, ¿no se trataba aquel juego de simular fraternidad? Si eran capaces de hacerlo con desconocidos, ¿por qué con ella no?
—  No has respondido a mi pregunta — inquirió la anciana, cortando de raíz mis pensamientos.
—  Es cierto, así que lo haré de inmediato. Como estáis celebrando la navidad y todos os hacéis regalos, yo también quiero participar en ello y he estado buscando a alguien al que hacerle el regalo que más apreciara. Creo que tú eres el ser que buscaba.
—  ¿Por qué?
—  Te ignoran todos, algunos te desprecian y otros te temen. Con toda seguridad serás el único ser vivo que no recibas un regalo. Dime, ¿qué regalo sería el que más felicidad te reportaría?
Permaneció callada durante unos segundos, parecía cavilar, me  miraba con incredulidad, no obstante respondió.
—  Tan solo quisiera que me escucharan.
—  ¿Es lo único que deseas? Puedes pedir lo que quieras.
—   Con ese simple hecho sería feliz y encontraría sentido a mi larga vida.
A pesar de sus harapos y de su famélico aspecto, tan solo pedía ser escuchada. En aquel momento recordé que ni siquiera sabía su nombre.
—   ¿Cual es tu nombre? — le pregunté.

—  JUSTICIA — Fue su respuesta


Safe Creative #1402200205701

martes, 24 de diciembre de 2013

Al nacer y sin tu permiso la vida en una noria se torna. Ascendente es el principio, llegando con prontitud la niñez; es divertido, excitante, novedad a novedad fugazmente por ella paseas. Las poleas de la vida continúan elevando tu balancín hasta adentrarte en la infancia, su sabor comienza a tener tintes picantes de emoción provocada por cierta sensación de peligro !está cada vez mas alto!
No se detiene la noria, llega la juventud estas prácticamente en lo más alto e incluso miras por encima del hombro alguna vez. Te permites el lujo de lanzarte al barro y en ocasiones regodearte en el, sabes que saldrás ¡tú puedes! En un “jacuzzi” de barro, pides incluso una copa mas de miel y una segunda de hiel, hasta emborracharte de ambas, los sabores fuertes son tu impulso.
La embriaguez te adormece, nubla tu visión, no obstante la noria continúa su girar y la vida te mira pacientemente, esperando su oportunidad. De pronto ¡se apaga la luz! fenazo en seco, ¡sacudida! Se  estremece todo tu ser y pareces despertar, abres los ojos y plena somnolencia, observas ante ti el camino de bajada y te preguntas ¿cuando y como llegaste allí?
Un nuevo traqueteo, la vida quiere continuar su camino y mueve broncamente las poleas de la noria, te hace despertar bruscamente y tomar conciencia, de que llegaste:

A LA MITAD DEL CAMINO.

Allí, donde te preguntas:
¿Otoño?
¿Primavera,  tal vez?
¿principio del final?
o quizás
¿final del principio?
El calor es tenue,
placido el frío.
El miedo y la prudencia
ocupan su lugar.

Allí, donde hallas respuestas
al mirar atrás.
Allí, donde el futuro
Se abre ante ti.


22 de diciembre del 2013

Safe Creative #1312249665360

domingo, 22 de diciembre de 2013

¿DONDE TE LLEVARON?

Tristeza en el alma tengo
añoranza lloran
mis ojos.

Tristeza al mirarte
Añoranza de sentirte.
¿Dónde te llevaron?

Tristeza al ver,
que desdeñas las ansias
de volar.
Añoranzas
de libertad,
aquella que anunciaban
voces de la esperanza.

Voces que hablaban
de ausencia de ira.
Voces que alentaban
el sueño del olvido.

y soñamos,
y creímos,
y extendimos
las alas
hacia el futuro.

Con el ardor
que da,
la inocente
adolescencia.
Y volamos,
y crecimos,
buscando
cobijo en tu regazo.

Y hoy desheredados
caminamos,
y hoy lejos de tu regazo
buscamos.

caminamos
con añoranza,
buscamos
con tristeza,

Añoranza de sentirte,
tristeza  al verte.
y preguntamos

¿Dónde te llevaron?


Safe Creative #1312229652229

domingo, 1 de diciembre de 2013

Un pequeño gorrión

Tímidamente, tus alas
despliegas,
pleno de confianza
inicias tu vuelo.
Mientras en la distancia
te observa mi mirada.

De soslayo,
la tuya presiento.
Retadora
en momentos,
interrogante
otros,
fugazmente
temerosa.

Retrocede la mía,
y al regresar
anhelos le acompañan.
Anhelos de;
 sabiduría,
paciencia,
generosidad
y humildad.
Herramientas,
 que un día
conmigo usaron.

Sabiduría para
no enseñarte el camino,
solo ayudarte
a aprender el tuyo.
Paciencia,
para no allanar
tu caminar,
 a que tu mano extiendas, esperar.
Y semillas de resiliencias
en ti cultivar.
Generosidad
para aceptar:
tu propia individualidad,
tu caminar,
que a ti tan solo
corresponde decidir.
Humildad
para aprender
de tu “sabio” caminar.

Tan solo decirte
puedo:
vuela, vuela,
pequeño gorrión
despliega tus alas,
la vida te espera.


vientos contrarios
te retendrán,
rapaces se cruzaran
tratando de engullirte,
en su mediocridad.

Pero ligeras brisas
aligeraran
tu vuelo.
nobles ruiseñores
entonaran melodías
que tus tristezas aliviaran,
y en su canto
nuevos impulsos
hallaras.

Vuela, vuela
pequeño gorrión,
 no temas las caídas
de ellas aprenderás.
Vuela, vuela,
no permitas
que los triunfos
te acunen,
adormeciéndote
en su condescendencia.

Vuela, vuela
Pequeño gorrión

Benito da silva 01 de diciembre del 2013


Safe Creative #1312019483514