miércoles, 28 de abril de 2010

ORIGEN

            El origen exacto de la vid no se conoce, pero sabemos que en la edad de piedra ya crecía en estado silvestre. Hay indicios que señalan el Cáucaso y la cuenca del Mediterráneo, como las zonas más probables. No tardó el hombre en descubrir su comestibilidad, y poco más en extraer ex profeso de ella el zumo de las uvas, que tras su fermentado, obtenía una bebida de sabor agradable, que le producía sensaciones no menos placenteras. Con toda probabilidad este descubrimiento fue accidental, pero fue el primer paso hacia la obtención del vino, tal y como lo conocemos en nuestros días. A raíz de esta casualidad los fenicios, unos pocos siglos más tarde, elaboraron la primera levadura vegetal.
          Desde los más remotos tiempos tanto la vid como la uva y el vino han sido protagonistas de infinidad de cultos y escritos que han configurado una cultura propia, además de ocupar un lugar preponderante dentro de la cultura de los distintos países productores y en cada una de las épocas de su historia. El culto a OSIRIS en Egipto, el de DIONISIOS en Grecia, y en el imperio romano fue el Dios BACO, el ofrendado. Todos estos, son botones de muestra de los distintos cultos u ofrendas que tuvieron como principal elemento el vino, y en consecuencia a la uva, como elemento indispensable para obtenerlo.

“El vino prepara los corazones, haciéndolos aptos para los ardores de Venus, después del vino, es fuego sobre fuego”. Ovidio, Poeta romano. S I a.C

1 comentario:

  1. Lunas doras y uvas de miel
    Estar enamorado es descubrir vendimias de flores en el viento,dijo el poeta.
    Estar ilusionado es crear un blog en otoño o pintar mariposas en invierno.
    Llevar lunas doradas por doquier es inventarse un cielo sin querer
    Repartir uvas rosadas llenas de miel,es amar,soñar y compartir a más no poder.
    pan de mi vino y de mi poema
    Porque la vida es ese sitio donde se crece,y,se sueña...

    ResponderEliminar